Quien se encuentre estrechamente relacionado con el cultivo de cítricos sabrá muy bien de qué hablamos y quien no esté familiarizado con el mismo, habrá visto alguna noticia en prensa escrita o en televisión.

Por desgracia, la primera parte de la campaña citrícola de este año ha sido un desastre. Sobreproducción ya anunciada (debida a varios factores, los cuales no vamos a analizar), precios de compra muy bajos, incluso por debajo de los costes de producción, problemas de piel, de calidad interna, calibres pequeños… lo que ha propiciado que muchas toneladas de naranjas y mandarinas se hayan quedado en el árbol y sin recolectar; por lo que los agricultores no recibirán directamente compensación alguna tras un año de esfuerzos tanto físicos como económicos para conseguir la rentabilidad de sus parcelas.

Llegados a este punto, ¿qué debería hacer si mi cosecha se ha quedado en el árbol? Obviamente, si se desea seguir con el cultivo durante el próximo año, la mejor solución es tirar la fruta al suelo. Existen multitud de estudios que relacionan la presencia de fruta en el árbol con la inhibición de la floración para el año siguiente, es decir, que a MAYOR TIEMPO con presencia de FRUTA ARRIBA DEL ÁRBOL, MENOR NÚMERO DE FLORES que se obtendrán al año siguiente y por la tanto, MENOR PRODUCCIÓN. Por ejemplo, en Clementinas, la época de inducción floral (donde se decide en gran medida el % de floración del año siguiente) es en noviembre-diciembre, por lo que a mayor presencia de fruta en el árbol a partir de  esa época, menor floración al año siguiente, pudiendo ser tan reducida que nos impida tener una cosecha mínimamente comercial.

Si aún estamos pendientes de retirar la fruta de los árboles y nos decidimos ahora, otra medida que se puede llevar a cabo para intentar aumentar la cosecha de cara al año siguiente es la inducción de un STRESS HÍDRICO (dejar el campo sin riego hasta mitad de Marzo y entonces comenzar a regarlo). Por ejemplo, en nuestro país amigo Perú, no disponen de bajas temperaturas para que se produzca la inducción de floración en los cítricos, ¿cuál es la solución?. Inducir un stress hídrico (dejando 2 meses sin riego a los árboles) y así consiguen su inducción a floración, eso sí, en su caso no hay período de lluvias y por tanto esta técnica puede llevarse a cabo. En nuestras condiciones estamos a merced de la climatología y existe la posibilidad de que se produzcan lluvias que impidan el éxito de esta técnica.

Finalmente, otra acción recomendable, es la realización de un TRATAMIENTO DE ESTIMULACIÓN previo inicio de brotación. Con ello aumentamos la cantidad de elementos nutritivos extraídos por ese exceso de cosecha que ha quedado en el árbol y preparamos a la brotación y floración para estar en disposición de darnos un buen cuajado y en consecuencia una buena cosecha. Hay multitud de posibilidades, nosotros nos decantamos por lo tradicional: Urea Foliar, Cobre y Extracto de algas, tratamiento económico y que nuestros árboles agradecerán mucho, agotados tras un exceso de trabajo.

En Servicios Agrícolas Meliá podemos asesorarte sobre diferentes cuestiones en el manejo de tus cítricos, caquis y/o aguacates. Además, te ofrecemos asesoramiento integral para tu cultivo, para que puedas obtener el mayor beneficio posible en tu explotación. Así que, ya sabes, si necesitas más información sobre las actuaciones a llevar a cabo a principio de campaña, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.