Las naranjas son la fruta reina de nuestra tierra y una de las más exportadas a nivel mundial. Una de las curiosidades que más llama la atención de estos cítricos es que cuenta con más de 600 variedades. Increíble, ¿verdad? Pero no todas ellas son igual de conocidas ni tienen la misma presencia en el mercado español. Apunta, porque estas son las variedades más comunes de las naranjas.

Navel

Esta es el grupo más popular de todos: son grandes, de tacto rugoso y la diferencia con el resto de naranjas reside en la presencia de un “ombligo” característico. Son ideales para su consumo en fresco o para preparar un rico zumo casero. Las variedades más conocidas dentro de este grupo son:

  • Washington. Se caracteriza por ser muy dulce y tener poco jugo. Precisamente por eso está perdiendo terreno comercial en España pero a pesar de ello se mantiene como una variedad que se exporta mucho al exterior.
  • Navalete. Esta es más pequeña que la anterior y resiste mejor el frío. De hecho, esta variedad se puede recoger de diciembre a mayo. Actualmente está dejándose de cultivar debido a algunos problemas que afectan a su calidad comercial cuando la fruta todavía está presente en el árbol.
  • Navelina. Es la que más se comercializa actualmente y entre sus ventajas encontramos tiene mucho jugo. Es la más precoz del grupo, puesto que se recolecta en octubre – noviembre.

Blancas o lisas

Las naranjas que se encuentran en este grupo, a diferencia de las anteriores, presentan una piel más lisa y menos gruesa. En general, cuentan con pepitas en los gajos, aunque cabe destacar que no todas las variedades las presentan. Las blancas o lisas destacan entre las variedades más comunes de naranjas que se utilizan para hacer zumo. Entre ellas encontramos:

  • Valencia. Tienen la piel muy fina, pocas semillas y mucho jugo. Un factor que la distingue es que es más ácida que el resto de variedades.
  • Salustiana. Por el contrario, este tipo de naranjas es más achatado y de jugo más dulce. Ideal para aquellos a los que no les gusta el zumo con ese toque ácido.

Sanguínas

Este grupo es uno de los más sencillos de reconocer pues las naranjas que pertenecen a las Sanguínas se caracterizan por presentar colores rojizos y morados tanto en su piel como en la pulpa. Además, su sabor puede llegar a recordar al de las fresas o al de las frambuesas precisamente por los compuestos que tienen en común con esos frutos.

  • Sanguinelli. Esta es la variedad más cultivada en España, es de origen israelí y requiere del frío para adquirir ese tono rojizo. Podemos encontrarla en el mercado durante la primavera pues se recoge a finales del invierno.

¿Cuántas de las variedades más comunes de las naranjas conocías?

 En Servicios Agrícolas Meliá contamos con un amplio equipo de expertos en esta maravillosa fruta así como en cualquier otro temarelacionado con el fascinante mundo de la agricultura. ¿Quieres saber más? Pues infórmate sin compromiso y disfruta de todos los beneficios de este cítrico.